2021-02-17

LOS ERIÓFIDOS: PRESENTE EN LAS NUEVAS VARIEDADES DE UVA DE MESA

El mercado de la uva de mesa en los últimos años esta viviendo un cambio varietal, dejando atrás las variedades tradicionales como Crimson, Sugraone, Flame, Thompson y red globe y apostando por nuevas variedades que son de una mayor productividad y un menor costo de producción.

Los eriófidos vienen siendo en los últimos años un gran problema y siendo las nuevas variedades de vid algo susceptibles, el cual está causando un daño moderado a grave en las yemas de la vid, lo que esta originando a una baja de Fertilidad y perdida de yemas fruteras para la siguiente poda.

Quizás, una de las razones que podría explicar la presencia de esta especie en lugares tan distantes, es el hecho que se disemina a través de material de propagación principalmente estacas, por cuánto inverna como adulto en las grietas de la madera, base de los cargadores y también bajo las brácteas en el interior de las yemas. Observaciones en laboratorio han comprobado la presencia de cientos de estos ácaros en estas estructuras durante el período invernal.

Columerus vitis es un ácaro muy pequeño, vermiforme, de color blanquecino, de 0,15 mm de longitud y 0,04 mm de ancho, cuyo único hospedero es la especie Vitis vinifera.

Calepitrimerus vitis por su parte, pasa el invierno en las yemas y migran hacia el follaje durante la primavera, encontrándose en el haz de la hoja, generando una deformación y disminución del crecimiento del brote y de la lámina foliar. 

El daño de Colomerus vitis se produce por su alimentación al interior de la yema, donde infestaciones elevadas pueden causar necrosis total o parcial de la yema primaria, la cual no brota o generan brotes defectuosos, con entrenudos cortos, delgados y en zigzag, con ausencia de fruta.

Los eriófidos causan la muerte de los meristemas apicales de brotes primarios y secundarios, impidiendo la brotación en primavera, estos daños estarían asociados a la secreción de saliva que el eriófido inyecta en el tejido.

Asimismo, el ataque de Colomerus vitis en la yema primaria puede provocar un aumento de brotes gemelos a partir de la brotación de yemas secundarias en lugar de brotes primarios muertos. En muchos cultivares, las yemas secundarias en su mayoría son infértiles, por lo tanto, esto afecta directamente el rendimiento productivo en estas variedades.

Los síntomas del daño varían con la densidad poblacional. Bajo condiciones de alta presión de infestación es posible observar necrosis de las escamas que protegen el primordio vegetativo y en casos extremos podría asociarse incluso con la muerte de yemas. Por otra parte, altas poblaciones de este ácaro a inicios de brotación pueden provocar disminución del crecimiento lo que se expresa como entrenudos cortos en forma de zig-zag e incluso, a veces, la detención del crecimiento. Si las condiciones de la primavera durante la brotación son favorables para el rápido desarrollo del brote, el impacto de esta plaga es menor. Por el contrario, si son desfavorables y el crecimiento es lento el impacto es mayor. Por otra parte esta plaga puede además, afectar la cuaja provocando aborto de flores que luego se expresan como problemas de corrimiento.

Adecuada elección de moléculas

 

EPOCAS DE CONTROL

En el mercado existen muchas alternativas para el control de las cuales debemos tener en cuenta que debemos evitar que tome resistencia a estos, por eso tener en cuenta las recomendaciones de manejo de resistencia, como la rotación de grupos químicos basados en el código IRAC.